¡HOLA!


ANÍMATE MIENTRAS ME VISITAS, RELÁJATE Y ESCUCHA

miércoles, 4 de febrero de 2009

Y A ÉSTA: ¿QUIEN SE RESISTE?


La caldereta de cordero, guiso que los pastores preparaban en el campo cuando Dios andaba por el mundo porque ahora los pastores, los pocos que hay no sé yo si los dará tiempo a comer un trozo de pan "galopeao".
Ya que el guiso está sobre la mesa os diré que para que una caldereta sepa ,en este caso ,a cordero, cuantos menos ingredientes para condimentarla lleve mejor sabrá a sus propios jugos y a ser posible no echéis cebolla. Con sólo unas guindas secas, ajos, una hoja de laurel , dos o tres clavos y su correspondiente sal es suficiente. Para que cueza hasta que la carne esté hecha se la rocía con vino blanco , tampoco mucho porque el vino ablanda las carnes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buenas CERROJA ya se me hacia a mí que tardabas en poner algún bodegón de esos tan bonitos, y vas y pones algo "entoavia" mejor, que pedazo caldereta...madre mía del amor hermoso...porque seguro que ya estás pillá, que si no..., hay que ver que buen partido eres..., bueno vamos a dejarlo que lo mismo acabo pidiendo tu mano...o lo que quede en el PEROLO...

Muy bien el cambio, me gusta...

Ale, que tengas un buen dia....PEROLO.

guijarrito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
guijarrito dijo...

Hola Cerroja, gracias por tu bonito y acertado comentario en mi blog, esto que nos cuentas de la caldereta es una provocación para los sentidos, una maravilla, me gustaria que pusieras el paso a paso porque se vé que conoces el tema y uno de mis muchas aficiones es la cocina. Noto un cambio de look en tu blog que le favorece, enhorabuena.

Un abrazo.

José Luis Hernández Zurdo dijo...

"Y A ÉSTA: ¿QUIEN SE RESISTE?"
Es muy difícil por no decir que es imposible que alguien se resista a un guiso de carne bien condimentado, máxime si le añadimos los condimentos imprescindibles a todo buen guiso que se precie a saber:
Buenas carnes, como requisito necesario.
Un buen sofrito como parte del aderezo.
Y el tiempo justo de cocción mas reposo pertinente, ó si me obligas un poco, impertinente ya que una vez hecho y husmeándose su rico aroma por las cercanías, es delito no éntrale cuanto antes a su exquisita degustación.

Solo le faltan los ingredientes que yo me atrevo aconsejarte:
Deseos de agradar de quien cocina hacia sus comensales.
Una miajita de cariño a los degustadores.
Un en hora buena por tan buen guiso, de los que han quedado satisfechos.
Y un cuando pudo volver a repetirlo ¿si acaso luego?
Una sonrisa final de entendimiento.
Y un hasta siempre amiga preferida.
El resto… ya lo has puesto tu querida AMIGA, si…eso