¡HOLA!


ANÍMATE MIENTRAS ME VISITAS, RELÁJATE Y ESCUCHA

viernes, 19 de junio de 2009

REFLEXIÓN




Cualquier tiempo pasado pudo se mejor....quizás....no lo sé...tal vez para unos sí y para otros no.....pero lo que es seguro es que ya no estamos en él. Volver......volver a vivir siempre el presente que se acumula en el pasado significa estar .....y regresar alguna que otra vez al pasado no significa (o no tiene por qué significar) una huída del presente, un no querer seguir viviendo. Volver a veces al pasado significa reforzarse anímicamente para vivir el presente.


Al igual que algunos cuadros cuelgan de las paredes de los museos como ventanas del pasado abiertas como movimientos de "hoy", no hay historia humana más grande que acompasar la vida presente con la experiencia del pasado vivido y siempre vivido en nuestro interior.


El rastro que dejamos nosotros será un trazo evanescente y sensitivo que no debe volatizarse en el olvido sino evocarse con ensoñación cara al mañana. Debe ese tiempo pasado tener firme fortaleza constructora de un mundo que aprende a saber fluir día tras día por los caminos. Es necesario sentir la sensación del pasado para sentirnos humanos reflexivos y transmitir conexiones con las próximas generaciones venideras. Califiquemos pues a cualquier tiempo pasado como tiempo "terapéutico" que nos sirve en el presente para tomar acciones necesarias para caminar en el futuro.

3 comentarios:

Nombre: Perolo dijo...

Es extraño verte tan melancolica en estos días tan llenos de luz y color, pero quizás el recuerdo de cosas que pasaron te dejen algun rastro de dolor...

Lo más importante es el presente, pues es lo unico cierto y verdadero lo pasado solo existe en nuestro recuerdo y el futuro esta lleno de deseos, por eso toquemos lo tangible dando un hueco a lo pasado y a lo venidero, pero solo eso un hueco...

Gracias por hacerme pensar, un poco.

José Luis Hernández Zurdo dijo...

EL PASADO
¡Qué herramienta más importante! de cara a fortalecer nuestro futuro, el pasado sin duda alguna, forma parte inseparable de nuestro yo en el presente, cualquier cosa que hagamos o digamos, un segundo después ya lo conforma, por ello el pasado debe ser tenido en cuenta siempre, como un instrumento que acreciente nuestro yo ¡presente!, no hay futuro sin la propia coctelera en movimiento, de nuestro pasado.

La vida nos enseña a menudo, que quien olvida su historia, oxease el pasado, está obligado a que la misma se repita de forma machacona, avanzar sin pensar en nuestro ayer como elemento conformador de nuestro estatus vivencial, es… como pretender hacer una tortilla de patata con cebolla y huevos, con tomates y alcahuetes y vino tinto, no es lo mismo, ¡no es que cambie el sabor! ¡no!... Es que cambia por completo la propia filosofía de la tortilla.

El pasado como mecanismo, ha de servirnos inevitablemente para fortalecernos y nunca para debilitarnos, el pasado es como una escalera, cuyos peldaños nos elevan y tienen de manera inconfundible que llevarnos a etapas superables de nuestra vida presente y futura, el pasado ¡nunca jamás!, ¿oyes? A de enfrentarte con tus situaciones de debilidad, si de algo nos sirva el pasado (y valga la redundancia) es para analizar, como supimos salir retrospectivamente de situaciones de desesperación o desasosiego, que por el mero hecho de recordarlas ya nos están sirviendo para continuar en la búsqueda de situaciones que nos sirvan de acicate para con nuestra superación.


Yo quiero pensar que ningún pasado de nuestra vida fue mejor… sin ningún género de duda, ya que pienso “luego existo” que lo mejor está por llegar, lo que tenemos que hacer es agudizar nuestros sentidos para superas las frustraciones actuales con el regodeo de las pasadas.

En nuestras mentes esta con toda suerte de beneficios, el ser los dueños de las llaves que guardan celosamente nuestro pasado, por lo tanto nada ni nadie nos lo puede arrebatar ya qué siempre estará ay, celosamente guardado en nuestro baúl del recuerdo, dispuesto a ser abierto tan solo por nosotros mismos y en el momento que más nos apetezca.

Por tanto suspiraremos hondo en el convencimiento de que nuestro pasado está vivo y puede en cualquier momento reverdecer a nuestro antojo, entonces ¿Por qué no usarle cuando más nos apetezca? Abre el baúl y hazte una infusión con lo mejor y lo peor de tu pasado y verás, como en pocos momentos tus propias vivencias te reconfortan.

La vida es un sueño y los sueños… sueños… son, desempolvar el pasado nos ha de servir como forma de futuro… donde los sueños… nos sirvan como elemento… generador de ilusión.

Un AMIGO no es una flor que se marchita con el paso del tiempo, un amigo, si lo es de corazón, este perdura con el paso del tiempo, yo espero y deseo no marchitarme nunca, un abrazo si...eso CERROJA

Anónimo dijo...

Perolo:
No me puedo creer que yo te haya
hecho pensar, si tú solo te bastas.Es cierto que los días están ahora llenos de color y de luz pero esto no siempre es sinónimo de esperanza y alegría.
Muchas gracias por perder un ratito de tu tiempo leyéndome.
Un abrazo.

Jose Luís:
Sí, estoy convencida de que el pasado tiene mucho que ver en el presente y en el futuro y que siempre hay que tener encuenta, pero no atarnos a él.Si aprendemos del pasado pienso yo que no tropezaremos dos veces en la misma piedra ,aunque sí lo hacemos.
Un abrazo.


Dad por hecho que en mi corazón, vuestra amistad, la de Perolo, y la tuya, Jose Luís,nunca se marchitarán, nunca.

Cerroja.